Benjamín Serra:'Tengo dos carreras y un máster'… y ya no limpio WCs, trabajo de lo mío

Adquirió popularidad mediante un tuit: "Hola. Me llamo Benjamín Serra, tengo dos carreras y un máster y limpio WCs". En él trataba de expresar su rabia por estar haciendo una cosa para la que no se había estado preparando durante años. Muchos lo apoyaron, muchos más lo criticaron. Ahora, aquel tuit se ha convertido en libro
Se llama Benjamín Serra. Tiene dos carreras (Periodismo y Publicidad) y un mást
er (Community Management) y ha limpiado WCs en Londres.
La vida de este joven valenciano (Montcada, 1987) cambió la noche del 27 al 28 de septiembre de 2013. Un mensaje de rabia en Twitter, movido por la frustración de su situación laboral, le puso en el centro médiatico. "Hola. Me llamo Benjamín Serra, tengo dos carreras y un máster y limpio WCs". 75 caracteres que trataban de denunciar la situación que viven miles dejóvenes titulados que, ante la falta de oportunidades, traspasan las fronteras para buscar su futuro. Y muchas veces, en trabajos que poco o nada tienen que ver con sus estudios.
El tuit también generó mucha polémica. "Haber estudiado otra cosa", "a saber qué nivel de inglés tienes", "dedícate a buscar un trabajo de verdad y no a llorar en redes sociales". Son ejemplos de críticas al texto de Serra. El joven reconoce que la situación le «sobrepasó», tanto por las críticas como por la atención de los medios. «Yo quería estar al otro lado, ser el que hacía las preguntas», dice. En aquel momento fue protagonista por el tuit; ahora por su libro, 'Sobradamente preparado para limpiar váteres en Londres' (Ediciones Península). Confiesa que siempre ha querido escribir un libro, «pero no me esperaba que fuera este».
GONZOO: Del tuit al libro. Parece que había muchas cosas que explicar y aclarar
BENJAMÍN SERRA: Los días posteriores a la publicación del tuit me sobrepasaron. Incluso dejé de atender a medios de comunicación. Publiqué una entrada en un blog que creé para explicarlo, pero claro, no tuvo la repercusión que tuvo el tuit. Y cuando me propusieron escribir el libro no estaba seguro de si era capaz de hacerlo. No es un libro para justificarme, pero sí quería explicar cómo se había llegado a esa situación. Cuando publiqué aquel tuit tenía un día de rabia. Mi trabajo era normal, me lo pasaba muy bien con mis compañeros… no me disgustaba, pero no era lo que quería.
G: ¿Volverías a lanzar el mismo tuit o lo reflexionarías más?
B.S.: El tuit llamó mucho la atención por la forma en que estaba formulado, bastante brusca. No me arrepiento de haberlo escrito. Tampoco era mi objetivo que se hiciera viral. Supongo que ahora lo escribiría con otras palabras, intentaría ser un poco más políticamente correcto.
G: Por ejemplo




B.S.: Muchas veces me criticaron con una frase que dije sobre que "a veces tendría ganas de ponerle los títulos en la cara a algún cliente que me mira por encima del hombro", y mucha gente me decía "con esos títulos no tienes nada que hacer" o "menudas carreras, que no sirven para nada". A lo mejor no habría escrito eso. Me tomaron por una persona altiva, clasista… y no me considero así.
G: Muchas críticas iban relacionadas con el idioma, pero cuando llegaste a Londres tendrías cierta base de inglés...

B.S.: Había estudiado por mi cuenta fuera del instituto y de la universidad, me había preparado y llegaba con el 'First'. Pero no es suficiente cuando te vas allí. Muchas críticas eran en plan: "seguro que tu nivel de inglés es bajísimo…". Bueno, tú no sabes cuál es mi nivel de inglés. Y luego muchas eran personales o del tipo "pues no esperes a que te regalen un trabajo". Perfecto, lo entiendo. Tampoco era mi intención que me lo regalaran, me quejaba de que a los jóvenes no nos daban oportunidades.
Si te preparas para algo es porque quieres trabajar de eso. En ningún momento quise dar a entender que las personas con menos estudios tengan que ponerse a limpiar, por supuesto que no. No decía quien tenía que limpiar, decía que yo no quería hacerlo porque quería hacer algo para lo que me había preparado. De ahí viene el problema: el texto era un poco brusco y no daba pie a explicarlo. Las palabras estaban ahí y cada uno las tomó como quiso. No me quejaba de tener que limpiar, por eso recalqué que era un trabajo muy digno y una de las tareas que hacía.
G: Dices que no te arrepientes y que no te avergonzó pero en tu perfil de LinkedIn no aparece tu trabajo como 'barista'
B.S.: No aparece porque no es relevante para mi desarrollo profesional y para encontrar un puesto de lo que quiero. He hecho otros trabajos, como azafato, y no lo tengo ahí.
G: Muchos también te echaban en cara el hecho de pensar que se está más preparado por tener dos carreras y un máster, que era algo elitista y hasta sonaba a meritocracia...
B.S.: Puede sonar a pensamiento elitista, pero no es un pensamiento que tenga yo. En el libro lo explico: cuando estudias algo hay una especie de pacto social que viene a decir que si tu te esfuerzas en tus estudios vas a conseguir un trabajo de lo que quieres. Eso no lo he inventado yo. Y nunca he querido dar a entender que estaba más preparado que otras personas.
Benjamín Serra
Post en Facebook del 27 de septiembre de 2013 donde Benjamín Serra se quejaba de la falta de oportunidades en España
G: 'Sobradamente preparado para limpiar váteres en Londres' es el título del libro...


B.S.: Sí (sonríe). El título va en la línea del tuit y del post, que fueron bastante polémicos. Tenía que ser contundente y creo que resume bien lo que quiero decir. También podría ser 'sobradamente preparado para poner cafés en Londres'. Quise utilizar la coletilla de 'sobradamente preparado' porque se usa mucho y por la referencia cultural que se tiene de la expresión. Nos gusta poner adjetivos a todo y un ejemplo es el de 'jóvenes aunque sobradamente preparados' (JASP). Y lo de limpiar váteres era para conectarlo con el tuit y que la gente lo recordara.
G: ¿Qué mensaje quieres transmitir?
B.S.: Uno positivo. Está escrito con mucha ironía y bastante humor. Quiero que la gente sepa, tanto los que están en la misma situación que yo o los que podrían estarlo, cómo están las cosas, las dificultades que hay, pero también mostrar el lado positivo. Nos hemos tenido que ir de España, estamos trabajando en otro país de lo que no queremos durante dos, tres meses o un año, pero no nos llevemos las manos a la cabeza, saquemos el lado positivo.
G: Dejas claro en el libro que España no es un país diseñado para los jóvenes. ¿A qué te refieres?
B.S.: Si vemos que los jóvenes que están en España no encuentran una salida laboral quiere decir que no hay sitio para ellos. Supongo que esos puestos o no existen o, si existen, no se están poniendo a disposición de los jóvenes. Las empresas ofrecen ofertas penosas, eso si son pagadas. Por eso digo que no es un país diseñado para jóvenes en la actualidad. En la transición los jóvenes tenían un papel muy importante, consiguieron muchas cosas; ahora mismo, un empresario, desde su sillón, no está dando oportunidades. Nos están bloqueando el crecimiento profesional y, en cierto modo, el personal. Y es frustrante no poder desarrollar la profesión que uno quiere.
De todos modos, no hay que desistir. Mientras trabajaba en la cafetería seguía enviando currículos a las ofertas de trabajo en las que podía encajar. En unas me decían que 'no', en otras pasaba alguna fase...
G: ¿A qué crees que se debía ese 'no'?
B.S.: En el caso del Reino Unido, por el desconocimiento que solemos tener de las cosas más simples. Por ejemplo, en el CV no incluyen foto. Si incluyes una foto parece que estás dando a entender que tú por tu aspecto, nacionalidad  o color de piel mereces más ese trabajo. Respecto a los estudios, a veces es complicado encontrar el equivalente allí.
G: ¿Crees que hay 'titulitis' en España?
B.S.: Sí, puede que tengamos 'titulitis'. Tampoco creo que sea una enfermedad tan grave. Está ahí, pero forma parte de lo que nos han dicho siempre: "sácate una carrera, estudia mucho para conseguir cosas". También se necesita experiencia, práctica; con un título no tienes nada asegurado. Los jóvenes tenemos mucho que aportar aunque no tengamos experiencia: conocimientos, ganas, ideas… y nos están dejando marchar.
G: Se habla de la ‘generación más preparada de la historia’, pero hay que tener en cuenta que se está compitiendo con el resto de la ‘generación más preparada de la historia’…
B.S.: Se habla de eso, pero cuatro promociones anteriores a la mía a lo mejor estaban trabajando y los han despedido. Sus empresas han cerrado y ellos también están igual de preparados que yo… o más. Y tengo que competir con ellos, que encima tienen experiencia. Cuando hay tanta demanda y tan poca oferta al final… te vas.
G: ¿Qué falla entonces?
B.S.: No creo que esté capacitado para decir qué falla y qué no. Lo que sí es cierto es que los universitarios parece que salen fabricados en cadena. De una carrera y una promoción salen 500 de una sola universidad. Luego están las del resto de España… Y no hay oportunidades para todos. Salimos en cadena, somos como bienes. Nos ponen en una estantería y a ver si te cogen. Y muchos se quedan en las estanterías, y si no te envían a otros países.
G: Después de todo has encontrado trabajo 'de lo tuyo'. ¿En las agencias conocían tu historia?
B.S.: Estuve dos meses en una agencia de publicidad como ejecutivo de cuentas y ahora estoy en otra como planificador de medios. En la primera no la conocían y en la segunda fue curioso. Pasé todo el proceso, me enviaron la carta de aceptación y el primer día de trabajo me dijeron que todos solían salir juntos a comer. Fui y me preguntaron: "bueno, ¿cuál es tu secreto?". Habían puesto mi nombre en Google… Les conté todo y les pareció muy curioso que se hubiera convertido en algo tan viral.
G: ¿Esa viralidad pudo influir en que te contrataran?
B.S.: No. Si hubiera sido algo planeado y lo hubiera conseguido porque era algo planificado entonces lo diría en un currículum o en una entrevista. No me sentía cómodo alardeando de eso. No sabes cómo te va a afectar, quizá la otra parte piense: "preferimos no tener a nadie que haya despertado alguna polémica".
G: ¿Se ha pasado del 'quiero volver a España' al 'quiero volver a España… cuando pueda'?
B.S.: Sí. Yo quiero volver a España, pero volveré cuando pueda, cuando la situación me lo permita. Incluso ahora me lo pensaría. Estoy contento en Londres, me gusta lo que estoy haciendo y para volver tendría que encontrar algo que me guste lo mismo o más y que la oferta sea justa.
G: ¿Tu lugar favorito de Londres?
B.S.: Me gustan los sitios que no son famosos o tan turísticos. Pero si he de quedarme con uno sería South Bank, que está pegado al río Támesis y es muy bonito.