Con este ensayo Iwasaki ganó Premio Don Quijote de Periodismo


Ensayo de Fernando Iwasaki "La Mancha Extraterritorial" se publicó en el diario chileno El Mercurio el 17 de agosto de 2014


A continuación reproducimos el ensayo de Fernando IWasaki sobre la situación del español y su futuro titulado “La Mancha Extraterritorial”, publicado en el diario chileno El Mercurio el 17 de agosto del 2014. Con este texto el narrador peruano obtuvo el Premio Don Quijote de Periodismo:

La Mancha Extraterritorial

Hasta que no se demuestre lo contrario, La Mancha Extraterritorial -la patria de los narradores que vienen de las afueras del español- es el único territorio donde la lengua de Cervantes todavía es capaz de quijoterías.
Fernando Iwasaki

"Leonor de Inglaterra Reina de Castilla" de Miguel Romero

Impulsora e introductora de normas civilizadoras y cultivadas ayudando a la Orden del Cister y a la construcción de monasterios y catedrales, entre las que se encuentra la catedral de Cuenca.  

Miguel Romero Saiz, es el autor del libro” Leonor de Inglaterra Reina de Castilla” libro interesante desde principio a fin por introducir al lector  en esa Castilla nuestra tan amada, y a la vez tan desconocida en sus gestas y logros.

El estado Islámico quema 2000 libros y destruye obras con más de 7000 años de antigüedad


El gigante auto de fe ha pasado totalmente desapercibido. Los combatientes de la organización del Estado Islámico invadieron la Biblioteca Central de Mosul y el Museo. Balance: cientos de manuscritos, obras antiguas y periódicos históricos destruídos y quemados.
Esta información de Associated Press dada a conocer el 1 de febrero no ha sido aún confirmada por las autoridades. Según la fuente, en el mes de enero los combatientes del EI tomaron posesión de la Biblioteca Central para “sanear” los fondos documentales. Según testigos, se habrían llevado más de 2000 libros para destruirlos: libros de poesía, de filosofía, de salud, de deportes y de ciencias, así como periódicos de principios del siglo XX, mapas otomanos y colecciones privadas donadas por familias importantes de Mosul. Únicamente los libros sobre islam han sido respetados.
Un hombre vestido a la afgana habría arrengado a la asistencia: “Los libros llaman a la desobediencia de Alá y deben ser quemados”. Los asaltantes habrían prendido fuego a los documentos delante de los estudiantes. Según un profesor de Historia de la Universidad de Mosul, “los extremistas empezaron el mes pasado a destruir los libros en las demás bibliotecas públicas de Mosul. Los daños afectan los archivos de una biblioteca sunita, la de la Iglesia latina y el monasterio de los Dominicanos.”
Los combatientes del EI se han dirigido después a la biblioteca del Museo de Mosul y han destruido obras que datan de 5000 años antes de Cristo.
Las bibliotecas de Mosul ya habían padecido dos saqueos: en 2003 cuando la caída de Sadam Husein y en junio de 2014 cuando los yihadistas tomaron el control de la ciudad. Numerosos manuscritos han desaparecido. Por su parte, los Dominicanos empezaron a digitalizar los manuscritos en los años 90.
ALBERTO RAMOS

Tragedia editorial mexicana

Es posible proponer que el desinterés por lo novedoso condena a las editoriales a no reclutar nuevos lectores.

Algunos indicadores relativos a las condiciones de la industria y el negocio editorial en México: ¿qué dicen los autores?, ¿qué tanto producimos?, ¿qué tanto leemos? De la combinación de datos es posible tejer un panorama definitivamente trágico, que haga pensar más en la supervivencia que en el progreso.
Comencemos por lo que se produce: no es fácil establecer una cifra acerca de cuántos títulos se publican al año en México, dado que las fuentes pueden ser discordantes. Si se busca un consenso, la cifra está entre 15 mil y 20 mil títulos anuales.
El dato puro sirve de poco, y tal vez ayude compararlo con el de países europeos, que curiosamente no son los que alcanzan las cifras más altas para este indicador. España, por ejemplo, publica más de 75 mil títulos,  Francia más de 65 mil, Inglaterra por arriba de 180 mil, Alemania más de 90 mil, Italia más de 60 mil, Polonia casi 13 mil y Turquía más de 40 mil.
Los números son muy superiores a los nuestros, y si buscáramos una relación entre el número de títulos y el  número de habitantes la diferencia resultaría mucho mayor. Considérese entonces el número de títulos por cada millón de habitantes: España mil 620, Francia mil 50, Alemania mil 160, Inglaterra dos mil 870, Italia mil 20, Turquía 570; México ¡apenas vergonzosos 200!

Buscando una perspectiva aproximada de lo que leemos como país, revisemos los datos de la prueba PISA, que cada tres años aplica el Programa Internacional para la Evaluación de la Educación, de la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Las cifras son de 2012; la prueba fue aplicada a 33 mil 806 estudiantes de diversos grados. Para la subprueba de lectura, Francia ocupó el lugar 21, España el 31, Polonia un honroso 10, Inglaterra el lugar 23, Alemania el 20 y Turquía el 41. ¿México? ¡El 53º entre 65 países!
Es posible pensar entonces que nuestras empresas editoriales no le están apostando a la diversidad de títulos, que eligen siempre publicar los que les hayan dado resultados en ventas y que no le arriesgan a propuestas nuevas. Con ello, sin duda, tampoco se modificará el número de lectores, con el que, podemos suponer, parecen encontrarse satisfechos. Es posible entonces proponer que el desinterés por lo novedoso condena a las editoriales a no reclutar nuevos lectores, para quedarse con los mismos una y otra vez, en un mercado rígido que sólo ofrece cabida a lo ultraarchiprobado, e impide la identificación y el desarrollo de nuevos autores, temas y estilos. La información de la prueba PISA permite sustentar negros augurios. ¿Qué dicen los escritores?, sin que para consignarlo medie más recurso que los comentarios de café o de cantina que repiten muchos escritores, en ciernes e incluso malogrados, a pesar de la calidad de su trabajo: la primera dificultad, generalmente insalvable para quien considera que ha escrito una obra que merece publicarse, es precisamente convencer a cualquier editor para que invierta en ello.
Para los escasos manuscritos que pudieran alcanzar la consideración de editores y empresas, el destino inmediato es el de un tiraje muy escaso, acompañado de un desinterés absoluto por la promoción. Las empresas, entonces, pueden considerar a algún autor novedoso y lanzar un libro como quien lanza una moneda al aire.
No será un secreto para nadie que sin la debida promoción nadie se enterará ni entenderá del libro, condenado desde que nace a ser devuelto a los almacenes tras una breve estancia en librerías, de la que nadie se ha enterado. Quienes escriben se quejan también de que las editoriales no consideran a su trabajo como una profesión, de manera que descuidan siempre la remuneración.
El pago de regalías por derechos de autor —el sueldo del escritor— sigue siendo un trámite irresoluble. La editorial no hace los cortes con la periodicidad que los contratos señalan, los datos de dichos cortes resultan imposibles de verificar, a menudo miserables en cuanto a resultados, a pesar del esfuerzo promocional del propio autor y los pagos se retrasan meses, a veces años. En un país que produce muy poco, en su mayoría refritos, con una industria que no ofrece oportunidades, escritores de mérito suelen conformarse con la publicación, para ganarse la vida de cualquier otro modo.
El último eslabón de la cadena trágica son los tirajes que se agotan para hacernos pensar que el libro merece una reimpresión. No, resulta que la editorial pretendía la venta de un número pequeño de libros, que pague la edición y deje un poquito, porque hace mucho que el negocio está en lo mismo que lleva años vendiéndose. Y como lo ilustran las cifras, seguimos rezagándonos, dicho sea todo esto, a propósito de la Feria del Palacio de Minería.
Twitter: @obenassinif

Aldo Manuzio, el humanista que inventó el libro de bolsillo


Una exposición en la Biblioteca Nacional recuerda al primer editor literario de la Historia

Aldo Manuzio (1451-1515) encarna el prototipo humanista del Renacimiento, pero, con algo de amplitud de miras, también podría estudiarse en las escuelas de negocios. Considerado el primer editor literario de la Historia —osó recuperar a los clásicos en griego cuando ya casi nadie dominaba el idioma más allá de los bizantinos y cuatro sabios—, también fue el inventor del libro de bolsillo, lo cual entra de lleno en el terreno de la innovación empresarial.

Recuerdan a Charles Dickens

Una jornada especial que incluye la lectura de sus obras, se vivirá en Portsmouth, lugar donde nació el escritor británico Charles Dickens (1812-1870), con motivo de los 203 años de su natalicio, que se cumplen hoy. 

El escritor inglés, con su imaginación y narrativa, logró moldear la literatura moderna.


El Horizonte - Una jornada especial que incluye la lectura de sus obras, se vivirá en Portsmouth, lugar donde nació el escritor británico Charles Dickens (1812-1870), con motivo de los 203 años de su natalicio, que se cumplen hoy.

La ceremonia será encabezada por el alcalde Stephen Wylie, quien hará un recorrido por el Charles Dickens` Birthplace Museum, donde colocará una ofrenda floral.

Figura de la literatura universal, el novelista británico Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth, Inglaterra. Debido a los problemas económicos de su familia entró a trabajar en una fábrica de calzados, donde conoció las duras condiciones de vida de las clases humildes, situación que plasmó en gran parte de su obra.

Autodidacta, el joven se empleó como pasante de abogado y comenzó a redactar crónicas de tribunales; luego obtuvo un puesto como periodista parlamentario, y bajo el seudónimo de "Boz" creó artículos basados en la vida cotidiana de Londres.

El éxito de esa serie de escritos le permitió al novelista casarse con Catherine Hogarth en 1836, y tras esa experiencia publicó Los Papeles Póstumos del Club Pickwick, así como los célebres Oliver Twist y Nicholas Nickleby.

En 1843 publicó Canción de Navidad, un clásico de la narrativa infantil, además de realizar actividades como la gestión de una compañía teatral que funcionó hasta la llegada de la reina Victoria al trono en 1851, y las lecturas de sus obras en Inglaterra y Estados Unidos.

En su obra, el autor combinó narración, humor, sentimiento trágico e ironía con una ácida crítica social y una aguda descripción de personas y lugares, tanto reales como imaginarios, que lo llevaron al reconocimiento tanto del público como del gremio literario. Su etapa de madurez literaria llegó con Dombey e Hijo (1848), en la que alcanzó un control casi perfecto de los recursos novelísticos.

Tras una vida familiar complicada y 10 hijos, Dickens murió el 9 de junio de 1870 a los 58 años y sus restos fueron sepultados en la abadía de Westminster.

Sabías que...

¿Es Jorge Manrique un "tapado" de El Quijote?

«Sorprende comprobar que Cervantes nunca cita a Manrique...o lo hace siempre de manera escondida y sutil»


Cervantes como prosista crea con El Quijote quizás la mejor novela universal. Sin embargo, como poeta ocuparía una discreta segunda línea y hubiera pasado desapercibido de no haber escrito su obra maestra.
Él mismo lo reconoce con cierto tono de tristeza en el conocido terceto del «Viaje al Parnaso»:
«Yo que siempre me afano y me desvelo
por parecer que tengo de poeta
la gracia que no quiso darme el cielo».
En El Quijote aparece con frecuencia su devoción por la poesía: «la dulcísima poesía» la llama en una ocasión.
No es extraño, por tanto, que Cervantes en su obra se refiera a poetas o a sus versos y que en varias ocasiones acuda al Romancero; de hecho las primeras palabras del libro, «En un lugar de la Mancha…» proceden de un viejo romance popular.
Respecto a otros poetas concretos: …«aquel gran poeta cordobés…» dice de Juan de Mena y reproduce a continuación un verso suyo de las «Trescientas»: «dádiva santa, desagradecida» que se refiere a la pobreza (Parte II, Capítulo XIV.)
En dos ocasiones Cervantes inserta versos de Garcilaso: en la parte Segunda, Capítulo XVIII:
«¡O dulces prendas por mi mal halladas,
dulces y alegres cuando dios quería!»,
que parodia aplicándolos a las tinajas de El Toboso que le traen a la memoria a su amada Dulcinea. De igual modo en el Capítulo X de esta misma parte reproduce otro verso de este poeta (Égloga III, oct 5): «la fortuna, de mi mal no harta».
En muchos casos Cervantes intercala composiciones poéticas en el texto de su obra sin mencionar al autor como es el caso de Gregorio Silvestre o el Comendador Escrivá.
Cervantes

Es evidente que el autor de El Quijote no tiene inconveniente en nombrar a poetas o reproducir sus versos cuando lo cree necesario o adecuado para el texto de su obra. Es posible, también, que en ocasiones quiera mostrar su conocimiento y erudición sobre la literatura que le ha precedido.
Veamos ahora el caso de Jorge Manrique: todos los poetas del Siglo de Oro estuvieron deslumbrados con su poesía; sólo en los siglos XVI y XVII se realizaron setenta y una ediciones de las glosas a sus«Coplas por la muerte de su padre». Lope de Vega dijo de ellas: «Las Coplas castellanas las admiran los ingenios extranjeros y merecen estar escritas en letras de oro».
Los elogios a las Coplas en estos siglos fueron innumerables. Cervantes las conocía sobradamente y es patente su gran admiración por el poeta. En El Quijote es frecuente la presencia de Manrique y múltiples términos y versos atestiguan que su poesía estuvo presente en la mente de Cervantes al escribir su gran obra. Es por esto sorprendente comprobar que al contrario de lo que ocurre con los poetas antes nombrados y con otros más, Cervantes nunca cita a Manrique o sus versos y cuando recurre a expresiones o conceptos suyos lo hace siempre de manera escondida y sutil. Deseo ahora exponer al lector, por supuesto siempre dentro de un subjetivismo discutible, algunos paralelismos, inéditos hasta ahora, entre estos dos genios de la literatura con textos que proceden de El Quijote y de la obra poética de Manrique.
JORGE MANRIQUE
«allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos...»
«...Pues amor en vuestra ausencia
me hirió de tal herida...»
Ni miento ni me arrepiento
(Mote de Manrique)
CERVANTES
«Y más que mientras se duerme
todos son iguales, los grandes y
los pequeños, los pobres y los ricos»
Parte II. Cap XIV
«...El herido de punta de ausencia..»
Parte I. Cap XXV
(Carta a Dulcinea)
No miento ni sueño
Parte II. Cap XII
Transcribo a continuación unas líneas del Capítulo VII de la Segunda Parte en las que Don Quijote y Sancho hablan sobre la muerte. Entre paréntesis y en letra normal aparecen los versos de Manrique que pudieron inspirar el texto a Cervantes:

Kilo y medio de Saramago, Nietzsche y Machado

Junto a la pescaderia, la carnicería y la frutería se encuentra ‘La Palabrería’, un puesto de venta de libros al peso en el Mercado de la Corredera en Córdoba.“Debe haber fotos del puesto por Japón y media Europa”, dice el promotor de esta idea sobre quienes, extrañados por lo inusual de encontrarse libros en un mercado, le hacen fotografías junto a su balanza y sus estanterías.

El carro de la compra se completa en el Mercado de La Corredera de Córdoba con mucha filosofía, algo de novela histórica y una pizca de poesía. Porque a la vez que el cliente se lleva la carne y el pescado frescos o las verduras y frutas de temporada, puede hacerse con cuarto y mitad de la mejor literatura en ‘La Palabrería’, donde se venden palabras hechas libros, al peso.
El promotor de esta iniciativa es Miguel Marzo, un cordobés de 35 años, licenciado en Humanidades que, después de vivir y trabajar en distintos puntos de España y en Londres, volvió hace un año a Córdoba y quiso implantar su propio negocio con una idea que le rondaba la cabeza: abrir un puesto de libros en un mercado de su ciudad.

El impulsor de "Terra Nova" celebra el auge de la literatura fantástica

"A pesar de las reticencias de los editores", las antologías de relatos de género fantástico "se venden bien, más que muchas novelas", afirma Mariano Villarreal, el impulsor de la compilación más exitosa de los últimos años, "Terra Nova", que ha publicado tres volúmenes de gran aceptación.

Administrador de uno de los más populares portales web españoles de ciencia ficción (Literatura Fantástica) y crítico reconocido del género, Villarreal puso en marcha esta idea en 2011 en compañía del autor y editor argentino Luis Pestarini junto con otros colaboradores y el resultado "superó nuestras expectativas".

"El primer volumen, con textos de Ken Liu, Víctor Conde, Ian Watson o Ted Chiang dio la campanada y funcionó muy bien en digital, tanto para lectores como para críticos", asegura orgulloso, "y además llamó la atención de Fantascy, sello especializado que Plaza & Janés lanzaba justo en aquel momento".

Por ello se publicó precisamente en Fantascy el segundo volumen en 2013 y, tras el éxito de éste, el tercero, a finales de 2014.

"Aún es pronto para evaluar los resultados de Terra Nova 3 pero, si la fórmula sigue yendo bien, podríamos ir a un cuarto volumen..., aunque la idea es publicar no anualmente sino cada dos o tres años", calcula Villareal, quien añade que "no habrá continuación al menos hasta 2016".

Las razones de la buena marcha de "Terra Nova" son, a su juicio, tanto de contenido ("la selección de autores y textos es francamente buena, alternando autores españoles con extranjeros") como de continente ("la publicación está muy cuidada y las antologías son cómodas de leer; además, llenan el hueco que dejó la desaparición de las revistas especializadas").

Entre los escritores que han publicado en los volúmenes aparecidos hasta ahora figuran Greg Egan, Ramón Muñoz, Carlos Gardini, Paolo Bacigalupi, China Miéville, Eduardo Vaquerizo o Sofía Rhei.

"Me resulta difícil destacar a unos sobre otros, o un volumen determinado, pues cada uno ha tenido su propio proceso y la calidad es general", reconoce Villarreal, quien pese a todo no puede ocultar su preferencia por Ken Liu, el único que repite en los tres libros y muy de moda en el género gracias a sus premios Hugo y Nébula.

"Además es muy simpático a nivel personal y nos facilitó la comunicación con otro autor chino: Liu Cixin", precisa.

Villarreal es un convencido del futuro triunfo del libro electrónico sobre el de papel pues, "aunque las cifras de venta digitales son todavía reducidas, la tendencia es creciente y, en cinco años como muchísimo, acabará imponiéndose de manera gradual", si bien "eso no significará la desaparición del papel, sino que éste quedará reducido a un porcentaje de publicación muy inferior al actual".

Entre las ventajas que Internet supone para la creación literaria, figuran un incremento "notabilísimo" de autores de género de diversas nacionalidades, la recuperación de libros "importantes y hasta ahora imposibles de encontrar en papel" o la orientación que sobre casi cualquier obra puede encontrar un lector por parte de otros lectores previos de la misma.

Sin embargo, también hay inconvenientes como "la eliminación de la barrera del editor, lo que se traduce en la desaparición de un siempre necesario filtro de calidad" o "la tentación creciente de muchos autores implicándose en la dirección de iniciativas editoriales, cuando la labor del escritor es escribir".

El nuevo proyecto de Villarreal, esta vez compartido con la escritora y traductora Sue Burke, se llama "Castillos en el aire": otra antología, que reunirá diez de los relatos publicados en España en los últimos años y mejor valorados por los críticos.

Estos cuentos, que aparecerán en edición bilingüe española e inglesa gracias a una iniciativa de micromecenazgo, buscan promocionar a los autores españoles en la EuroCon o convención europea de Ciencia Ficción que se celebrará en Barcelona en 2016.

http://www.opinion.com.bo/

Congreso de literatura fantástica


Con la participación de cerca de 40 ponentes se desarrollará en Lima, los días jueves 26, viernes 27 y sábado 28 de febrero de 2015, el Quinto Congreso Nacional de Escritores de Literatura Fantástica y Ciencia Ficción Peruana.
El evento, organizado por el escritor Elton Honores, se desarrollará en el auditorio de la Casa de la Literatura Peruana (jirón Áncash 207, Cercado). El ingreso es libre.
Agenda
Durante los tres días se discutirá sobre esta producción tanto en el ámbito local como latinoamericano. Habrá mesas de estudio sobre literatura, mesas de autores y sobre cultura de masas.
Asimismo, se presentarán libros como 100 minis 7D / De fantasmas y entes afines, de William Guillén Padilla; Seres fantásticos del Perú, de Ricardo Virhuez, Johnny Yapo y Aliza Yáñez; 50 microrrelatos de la Generación del 50, de Óscar Gallegos.
Así también, El primer peruano en el espacio, escrito por el columnista del Diario Oficial El Peruano Daniel Salvo, y el estudio sobre el género La civilización del horror. El relato de terror en el Perú, de Elton Honores. Algunos de los participantes son Harry Belevan, Carlos Calderón Fajardo y José Güich, entre otros.


El libro más antiguo guardado en Ecuador es un ejemplar de 1480 de ‘La Veritate’, escrito por Santo Tomás de Aquino




Quito, 07 en (Andes).- El libro más antiguo que se encuentra en Ecuador es un ejemplar de ‘La Veritate’, obra filosófica escrita en latín por Santo Tomas de Aquino y publicada en 1480, la cual es considerada una de las obras cumbres de este religioso de la orden de los dominicos, asegura el Ministerio de Cultura.

El Quijote de aniversario: a 400 años de su edición final

En 1615 el español Miguel de Cervantes publicó la segunda parte de El Quijote. No era su intención realizar una secuela, pero la aparición del Quijote falso de Avellaneda le impulsó a crear la que para muchos es la mejor continuación de la historia.


Estaba al acecho. Habían pasado nueve años desde la publicación, en 1605, del primer tomo de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha y su autor, Miguel de Cervantes, sufría un golpe bajo. Un tal Alonso Fernández de Avellaneda publicó el Segundo tomo de El Quijote (1614) llevándose todos los aplausos de la tribuna. El primer tomo del ejemplar, protagonizado por un caballero andante y su fiel escudero, Sancho Panza, había logrado popularidad.

Algo andaba mal. Sin embargo, Cervantes, quien ya había empezado a escribir sobre la tercera salida de don Alonso Quijano por los límites de El Toboso a Argamasilla, publicó en 1615, la verdadera segunda parte de El Quijote. Por lejos, para mucho lectores ilustrados, mejor que la primera. Este año, aquella segunda parte cumple 400 años desde su publicación. Se cerraba así un libro histórico que inauguró la novela moderna. 

“Por todas partes tiene mezquindad intelectual, rijosidad equívoca y mala leche”, dice Francisco Rico, filólogo y miembro de la Real Academia Española (RAE), sobre El Quijote, de Avellaneda, conocido también como El Quijote apócrifo. En el volumen su autor reniega de Dulcinea y convierte al dueño de Rocinante en un “Caballero desamorado”. Pero en el Siglo de Oro español era costumbre coger una obra ajena para continuarla: una literatura basada en la imitación.

Por fuerza mayor o no, Cervantes no soportó que otro hablara de su personaje que había enloquecido leyendo libros de caballería. Y en su segunda parte profundizó en la precariedad de la condición del ser humano, terminando un ejemplar admirable y que este año sumará una serie de festejos. 

Hoy se inicia la exposición La pasión por el coleccionismo cervantino en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. Esta incluye primeras ediciones de los libros de Cervantes, grabados, ilustraciones y dibujos originales de Picasso. Mientras, en Chile, en la biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica, en Santiago, se exhibe la muestra Cervantes y la ruta del Quijote hasta el 30 de abril. En ella se pueden apreciar joyas como una rara impresión ilustrada de la segunda parte de El Quijote que data del siglo XVII. 

El volumen más clásico de Hispanoamérica ha tenido diferentes versiones desde su salida. Ha llegado al cómic, la televisión y ha sido mutilado en sus páginas. También ha sido lectura obligatoria en los colegios. El último encargo de la RAE para su adaptación fue al escritor Arturo Pérez-Reverte. Quitó tramas secundarias, podó de manera “prudente y calculada”, dijo, el original y cambió algunos términos, “sin modernizarlos, sólo adaptándolos”, señaló el autor de Las aventuras del capitán Alatriste. 


Son 400 años. El próximo año se cumplirán también cuatro siglos desde la muerte de Miguel de Cervantes (1547-1616). Una vida de misterios, quizá más resuelta que la dudosa procedencia del licenciado Avellaneda, pero un misterio al fin. Por estos días, un grupo de investigadores se afana por encontrar los restos de Cervantes bajo el suelo del Convento de las Trinitarias de Madrid. El famoso “Manco de Lepanto” estará de aniversario. El autor que inmortalizó, como pocos, el inicio de una obra: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme”.

http://www.latercera.com/
Javier García

El escritor y periodista Xavier Bosch gana el Ramon Llull con ‘Algú com tu’


La entrega del premio se aplazó por la muerte del editor José Manuel Lara Bosch


El escritor y periodista Xavier Bosch ha ganado hoy la 35 edición del Premio de las Letras Catalanas Ramon Llull, dotado con 60.000 euros, por la obra Algú com tu. De un total de 54 manuscritos, llegaron a la final del premio cuatro obras, de las que el jurado ha acabado eligiendo la de Bosch.
La entrega del premio, prevista para el día 3 de febrero, se aplazó por la muerte del editor José Manuel Lara Bosch y próximamente se comunicará la fecha de entrega oficial del galardón, en un acto que tendrá lugar en el Palau de la Generalitat.
La crónica trata la reconstrucción de una historia de amor entre Jean-Pierre Zanardi, galerista de la Rive Gauche, y Paulina Homs, una barcelonesa de vida tranquila y familiar que un día llega a París para la boda de una prima. Entre los dos surgirá un amor, con cuatro días de intensa relación, que los marcará para siempre y que Gina, la hija de Paulina, descubrirá muchos años más tarde, después de la muerte de su progenitora, a través de las palabras escritas en las cartas de la pareja.
Nacido en la capital catalana en 1967, Bosch es el autor de la trilogía de novelas protagonizadas por el periodista-investigador Dani Santana, Se sabrà tot (Premio Sant Jordi 2009), Homes d'honor(2012) y Eufòria (2014). Asimismo, ha publicado los cuentos Jo, el simolses y Vicis domèstics y la novela juvenil La màgia dels reis.

La sabia ironía de Julio Camba

En las librerías pueden encontrarse una decena de libros suyos, en ediciones recientes. Por ejemplo, de las Aventuras de una pesetaLondres.


En 1949, a los 65 años, el cronista viajero Julio Camba se instaló en una habitación del Hotel Palace de Madrid. (Según cuentan, pagaba la cuenta don Juan March). Allí vivió trece años más, hasta 1962. Después de su muerte, pasó por el habitual "purgatorio" de los escritores que han tenido éxito; en su caso, además, aumentado por ser un escritor humorístico y de artículos breves: dos pecados, para algunos españoles. (Si le salía el artículo un poco más largo, se disculpaba: "La premura de tiempo no me ha permitido escribir

Jordi Soler, autor mexicano, publica ‘Ese príncipe que fui’


El escritor mexicano Jordi Soler (Veracruz, 1963) parte siempre de la realidad para crear su ficción. Ya lo había hecho con la trilogía sobre su familia, compilada en el libro La guerra perdida (2012), y ahora lo hace otra vez con la historia de otra familia: la de Moctezuma II. Su nuevo libro, Ese príncipe que fui (Alfaguara), indaga en cómo un heredero del gobernante mexicano utilizó su apellido para estafar a nobles españoles durante la dictadura de Franco. Un cuento tan real como increíble que Soler ha utilizado para criticar, no solo la existencia de las monarquías, sino al manejo de las relaciones que España mantiene con Latinoamérica.
“Todos los reyes son un tío listo que ha dicho ‘yo soy el rey’, y la gente se lo ha creído. No sé por qué somos así de idiotas”, opina Soler, que tacha en la novela la facilidad con la que alguien puede conseguir casi cualquier cosa a punta de linajes de sangre. Como hace el protagonista de su libro, que en su apogeo logra hacerse amigo íntimo de Dalí y ser aceptado en la Legión de los Caballeros Templarios. Por eso, y porque le gustan las historias sin final, fue que escogió contar este relato que conoció por primera vez hace unos seis años, mientras estaba de paseo en Toloriu (Lleida). Allí vio una placa en honor a la princesa Xipaguazin Moctezuma donde se la identificaba como esposa de Juan de Grau, el barón de la localidad. “Eso es lo real. Yo mismo vi a varios alemanes buscando el supuesto tesoro que la princesa había enterrado allí. Y luego la reaparición de su descendiente en la Barcelona de los sesenta y las estafas también son ciertas”.
Ese príncipe se llamaba Guillermo, pero nadie sabe dónde está desde mediados de los setenta (tras la muerte de Franco en 1975 y el descubrimiento de sus timos). En su novela, Soler le cambia el nombre a Federico y lo imagina escondido en un pueblo de Veracruz, el único lugar donde su apellido aún tendría algún significado. “Me encantaría recibir un email o una carta lacrada de él si lee mi historia”, bromea el escritor, que además dice que los reyes siempre le han parecido personajes salidos de un cuento de hadas. “Al final la pregunta que se hace la novela es: Si ya hay quien hizo la impostura de autodenominarse rey y se salió con la suya, ¿Es tan importante que un hombre haga, además, negocio con eso? Porque así como el príncipe de mi novela vendía condecoraciones, el Rey Juan Carlos nombraba marqueses muy alegre”, asegura soler, que ejercita su propia “impostura” como caballero de la Orden del Finnegan, que se dedica exclusivamente a venerar el Ulises de James Joyce.

El amor nació en la literatura: el amor cortés y los libros

Si se habían preguntado dónde nació el amor, la respuesta la encontrarán en los libros.


 Qué pasaría si les digo que toda esta parafernalia del amor surgió gracias a la prodigiosa imaginación de un autor de libros de caballería? ¿Qué pasaría si le digo que las letras de un libro se convirtieron en hechos reales que ahora adoptamos como naturales?  Si, después de todo, los convenzo de que la literatura inventó al amor contemporáneo con todo y sus incongruencias, maravillas y locuras de las que ahora gozamos.


Pues sí, el amor surgió gracias a las posibilidades del lenguaje y la imaginación.  En palabras de John Cheever: "La literatura es el único sitio donde podemos refrescar nuestro sentido de posibilidad y nobleza. [...] es el único registro continuo de nuestra lucha por ser ilustres, un monumento de aspiraciones, un vasto peregrinaje [...] Una página de buena prosa me parece la forma más seria de diálogo que hombres y mujeres bien informados pueden llegar a tener en su intento de hacer que los fuegos de este planeta continúen ardiendo en paz [...]. La literatura, tal vez, pueda salvar al planeta".

El amor, como ahora lo conocemos, demuestra el alcance de la escritura. Todo surgió poco tiempo antes de la Edad Media, antes de los libros de caballería el concepto de matrimonio no tenía nada que ver con los sentimientos de nadie, sino que se buscaba –en el caso de los nobles– transmitir su herencia para negociar entre grandes familias y armar relaciones de poder; para el resto de la sociedad casarse significaba la posibilidad de reproducirse y obtener la mayor cantidad de mano de obra para poder mantener a la familia.

Después, los libros de caballería planteaban un amor idílico basado en los sentimientos. Este género literario en prosa, muy popular en España, Portugal, Francia y la península itálica, planteaba la historia de un caballero que, ataviado con armadura y espada, tenía la tarea de luchar contra monstruos y enemigos, conquistar territorios y recorrer grandes distancias con el único fin de ganarse el favor de una dama que, en la mayoría de los casos, era casada. 

Para demostrar su valor y ganarse la aprobación de su amada, el caballero tenía que poner de manifiesto sus cualidades guerreras mediante justas y torneos en donde competían más de uno para obtener el corazón y lograr casarse con ella. 

Todos esos sacrificios tenían el fin de demostrar que el amor iba más allá de la atracción sexual, mucho más allá de lo carnal, de hecho, en algunas regiones de Francia los amantes demostraban su amor durmiendo desnudos una noche con una actitud de abstinencia sexual. Actualmente, en muchas regiones del mundo, algunas parejas llegan vírgenes al matrimonio y se entregan después de haberse jurado amor eterno. 

¿En qué libros surgió el amor? La respuesta puede ser amplísima, además de los libros de caballería está la lírica trovadoresca, una poesía laica, aristocrática y adulterina que floreció entre los siglos XII y XVIII. En esta lírica se describen las relaciones entre el poeta, que aspira a “la unión carnal”, y la amada. 

Si buscan conocer en qué libros nació este tipo de amor tendrían que leer Berceo, el Libro de Alexandre, el Libro de buen amor y, en el caso de los de caballería, no deberían dejar pasar títulos como Amadís de Gaula, Floriseo, Tirante el Blanco, Tristán de Leonís y un laaargo etcétera. 

La escritura de la historia en un libro de Sergio Corona

"Cultura y pasado, consideraciones en torno a la escritura de la historia", del cronista de Torreón fue presentado la tarde de este martes en el Teatro Isauro Martínez.

Torreón, Coahuila

El libro "Cultura y pasado, consideraciones en torno a la escritura de la hitoria", del doctor Sergio Corona Páez, cronista de Torreón, fue presentado la tarde de este martes en el Teatro Isauro Martínez.

Este ejemplar ya se ha dado a conocer en otras ciudades y tocó su turno a la ciudad lagunera. Salvador Hernández Vélez y Jaime Muñoz estuvieron a cargo de la presentación del material bibliográfico.

Desde 2007, este texto fue armado por su autor como un trabajo para una clase en la Universidad Iberoamericana, a fin de ubicarlos en el contexto de la escritura de la Historia.

Si bien no es pecado, según Jaime Muñoz, mezclar la Historia con la literatura, candor e ingenuidad en la que se cae aveces, el hecho es que ambas disciplinas son radicalmente divergentes.

Y sobre todo, la necesidad señalar por el autor de delimitar y parcelar esta disciplina científica, desde sus áreas de trabajo, herramientas, objeto y posicionamiento del historiador.