El último Querusco de Artur Balder. Tetralogía de Teoteburgo

El último Querusco de Artur Balder es la primera parte de la Tetralogía de Teoteburgo. La historia nos traslada a la última década antes de cristo, cuando los romanos tras haber estabilizado su conquista de la Galia, tratan de expandirse al otro lado del Rin y romanizar Germania, lo que en aquellos tiempos implicaba someter, aniquilar y destruir el modo de vida de los diferentes pueblos que poblaban este vasto territorio.

Desde que llego a mis manos la novela de Artur Balder, y toda la tetralogía por extensión, me entraron ganas de imbuirme en su lectura, pues existen pocas novelas históricas sobre uno de los fracasos más sonados del Imperio Romano que alcanzó su máxima expresión con la batalla de Teoteburgo, que al parecer es el tema central de la tercera novela de la saga. 

Supongo que podría decirse que El último Querusco tenia los mimbres necesarios para hacerme disfrutar de la novela histórica como hace tiempo que no lo hacia. Tengo debilidad por las novelas/sagas narradas desde la infancia de su protagonista, pues de otra forma siempre da la impresión de observar la historia desde una perspectiva sesgada.

Los musulmanes de Al-Ándalus no eran españoles, su proyecto político era árabe'

Serafín Fanjul ha hecho añicos en Al-Ándalus contra España la idea de una sociedad musulmana refinada, pacífica y culta que fue doblegada por unos cristianos caracterizados por el salvajismo y la barbarie. Su libro, publicado en Madrid por Siglo XXI de España Editores, ha supuesto un mazazo para el escenario mítico -un paraíso perdido en el que el buen salvaje se despereza rodeado de placeres y tolerancia- en que, a su juicio, muchos han convertido Al-Ándalus.
Fanjul tenía un primer objetivo con su obra. 'Quiero clarificar desde el punto de vista sociocultural la situación. España vive ahora un momento histórico grave. Se están fomentando de manera irresponsable localismos basados muchas veces en invenciones pseudohistóricas: en Cataluña se inventan pasados míticos, las ideas de Sabino Arana en el País Vasco, el celtismo en Galicia...', relata el experto, que ha publicado otros estudios, como Canciones populares árabes y Literatura popular árabe.

Al-Andalus contra España

Al-Andalus contra España

La forja del mito: Serafín Fanjul
Fruto del Romanticismo literario se desarrolla en el siglo XIX la mitificación de al-Andalus. Desde entonces, dos imágenes por igual hipertrofiadas tienden a representar en exclusiva esta faceta de la Historia de España.

Y si bien hoy nadie sostiene en serio que ignorancia, despoblación y desertización africanas fueran el corolario inevitable de la invasión musulmana, por el contrario -y por razones muy del momento- sí subsiste una corriente publicística que no se contenta con embellecer en su magín los surtidores del Generalife con bancos o jardines de hace cuatro días, inconsciente del daño que a la propia comprensión han perpetrado los malos poetas y va mucho más lejos, manteniendo que un al-Andalus superior, refinado y culto sucumbió ante unos cristianos bárbaros, ignorantes y torpes.

La idealización mauróflla, al retomar para la Hispania musulmana dos de los mitos más caros al eurocentrismo (el del Buen Salvaje y el del Paraíso Perdido), trasluce una actitud que se sale del terreno del análisis racional de la sociedad y de la Historia y se hunde en el de la fe o las creencias religiosas.

Javier Valenzuela se pasa a la novela con “Tangerina”

«En Tánger las mujeres son tornadizas como el tiempo a finales de septiembre. Casi siempre cálidas y soleadas, repentinamente frías, tormentosas de vez en cuando».

Actualidad editorial:
Avalado por autores consagrados como Lorenzo Silva o Juan Madrid, el periodista Javier Valenzuela debuta en el complejo panorama literario con Tangerina (Editorial Martínez Roca, 2015), una novela que es como un juego de cajas chinas en el que cada pieza oculta sorpresas que conducen a nuevas historias y revelaciones. La experiencia periodística del autor se deja notar en la cuidada construcción del marco histórico y político, con abundantes referencias a la actualidad del momento y con la presencia de personajes reales más allá del simple cameo.
«Dicen que esta insolencia es fruto de la desesperación: las gaviotas ya no encuentran los peces que necesitan en las esquilmadas aguas del Estrecho, se han convertido en aves carroñeras urbanas. A varios kilómetros del mar, disputan a las ratas y los gatos las basuras de los humanos».
Sepúlveda es profesor de lengua y literatura en el Instituto Cervantes de Tánger. Maduro y desencantado, mantiene una relación clandestina con una de sus alumnas. Un día se verá obligado a acudir a la comisaría pues un amigo suyo que estaba de visita, ha sido detenido acusado de la violación de la camarera del hotel en que se alojaba. Basta una somera revisión del caso para darse cuenta que se trata de un montaje policial. Sin quererlo, Sepúlveda se verá envuelto en una peligrosa investigación sobre los manejos de empresarios y políticos españoles en Marruecos. ¿O hay algo más en esas maquinaciones? ¿Es lícito que vayan de la mano intereses privados e intereses del Estado? «En su país casi todo es imposible por la vía directa, pero casi todo es posible si se toma el atajo adecuado».

María Dueñas: "Una novela no se mantiene viva con marketing, sino con el boca a boca"


La escritora publica su tercera novela, La templanza, protagonizada por un indiano arruinado y ambientada en México, Cuba y el Jerez vinícola del siglo XIX

Lee y descarga aquí el comienzo de la novela.

México, La Habana y el Jerez vinícola y cosmopolita del siglo XIX. Estos son los tres escenarios sobre los que María Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964) ha construido su última novela, La Templanza, que sale a la venta este martes de la mano de Planeta. La autora del gran éxito El tiempo entre costuras (2009), del que se vendió nada menos que un millón de ejemplares en España, que se ha traducido a más de 25 idiomas y que fue convertida en serie de televisión por Antena 3, vuelve después de Misión Olvido (2012) con la historia de Mauro Larrea, un hombre hecho a sí mismo desde las profundidades de una mina hasta convertirse en uno de los empresarios más prósperos de la ciudad de México. Acostumbrado a arriesgar y ganar siempre, llega un momento en el que no contempla la posibilidad del fracaso. Pero en su última gran apuesta empresarial, las cosas se tuercen y lo pierde todo. “Tendemos a pensar que los héroes son espíritus libres, versos sueltos sin ataduras. Por eso me apetecía crear un personaje obligado por las circunstancias”, explica la autora a El Cultural en su casa de Madrid, inundada por la luz que entra a través de unos amplios ventanales con vistas a la catedral de la Almudena.



El protagonista nació en una humilde aldea castellana. Siendo muy joven, tras la muerte de su esposa en el segundo parto, emigra a México con sus dos hijos para escapar de la miseria. Allí se emplea en la minería de la plata, un sector con un futuro prometedor que Larrea supo aprovechar hasta montar su propia empresa minera y prosperar. “No me he inventado un personaje de la nada, es el modelo de muchísima gente que se fue a América en busca de una vida mejor”, explica Dueñas. Veinte años después, arruinado, el protagonista emprende una carrera contrarreloj para conseguir el dinero que debe al prestamista clandestino y usurero que le ha permitido retrasar su quiebra definitiva. A partir de ese momento, la urgencia y el azar se convierten en los motores de una novela de 500 páginas llenas de aventuras, equívocos, intrigas y en las que, por el camino, surge el amor.



Tal día como hoy 18 de marzo de 1810 fallecía Julio Herrera y Reissig

(Montevideo, 1875 - 1910) Poeta uruguayo considerado una de las cumbres del modernismo y uno de "los cuatro delfines" y herederos de Rubén Darío, junto a Leopoldo Lugones, Amado Nervo y Ricardo Jaimes Freyre. El propio fundador del movimiento lo citaba como el modelo ideal del poeta, por su exotismo, su rechazo a las servidumbres de la vida cotidiana y su aislamiento, que culminó con las exclusivas tertulias de la "Torre de los Panoramas", un altillo céntrico con vistas marítimas, que entre 1902 y 1907 Herrera convirtió en eje y monumento del decadentismo rioplatense.

Julio Herrera y Reissig
Hijo predilecto de una familia colonial patricia, ya empobrecida cuando su nacimiento, consiguió no obstante cursar estudios en Madrid y París, y regresó a su tierra como un apóstol del simbolismo, al que el descubrimiento de Darío acabaría de radicalizar hasta extremos en los que jamás incurrió el vate nicaragüense, tales como su desprecio por la modesta identidad sudamericana ("me arrebujo en mi desdén por mi país") o la ostentosa publicidad que hacía de su adicción a la morfina. Víctima de una cardiopatía congénita y de una hipersensibilidad enfermiza, padeció varios episodios dramáticos que culminaron con el infarto que acabó con su vida.
Casi todo lo que publicó durante ella (Los peregrinos de piedra, Wagnerianas, Las pascuas del tiempo, Los maitines de la noche, Aguas del Aqueronte, Las manzanas de Amarilys, entre 1898 y 1909) denota la huella, por un lado, de Baudelaire y Leconte de Lisle, y por otro de Rubén Darío y Leopoldo Lugones, a medida que la influencia parnasiana iba cediendo lugar a su descubrimiento de la estética modernista, por lo que Herrera no hubiese sido otra cosa que el mayor animador y modelo vital de esta escuela, si sus abundantes publicaciones póstumas no le hubiesen otorgado el lugar que merecía: el de una de las voces más poderosas y originales del modernismo, no sólo en Sudamérica sino en el ámbito de la lengua.

“Enrique VIII…”: un Calderón histórico y atemporal, en una función de gran belleza

Nada que ver con otra historia. Hay que dejar fuera de la sala todos los prejuicios sobre las andanzas de Enrique VIII y Ana Bolena, personajes enormemente transitados por la literatura, el cine y el teatro (con un Shakespeare recientemente representado en España). Aquí hay muy poco de lo mucho que se ha dicho: Calderón de la Barca se inventa la historia de un monarca víctima de sus impulsos amorosos y de la angustia existencial. Y el CNTC consigue otra puesta en escena memorable con dos inmensos actores al frente: Pepa Pedroche y Sergio Peris-Mencheta.

Enrique VIII y La cisma de Inglaterra es un Calderón que cautiva y a ratos abrasa, entre caricias de todo tipo: una gran fiesta de sensualidad sublime y a la vez carnal, que comienza restallando con el protagonista vapuleado por un sueño voluptuoso a través de una mujer vestida de rojo, portadora de noticias, de cartas inquietantes, y él que es como un hombre a medias, un hombre atribulado porque se siente víctima del poder que ostenta, y busca con fuerza sobrehumana y egoísmo demencial el camino que los sueños le unan a la tierra: un camino sembrado de desdichas.

Para enloquecer de amor junto a la joven de rojo que enseguida llega a palacio desde el reino de Francia (Ana Bolena), ha de despedir de su lado a su cónyuge, la reina Catalina y a su hija, la Infanta… un descalabro monumental del que quiere aprovecharse su seguro servidor, el vil cardenal que le adula, le intriga, le traiciona…

La novela histórica: Invernalia podría ser Castilla

Es curioso ver  como fenómenos que son televisivos o cinematográficos ponen el foco sobre la literatura, cuando antes era el libro y luego la película. No cabe duda que series como Juego de tronos o películas como El señor de los anillos han ayudado en gran manera a que el género de fantasía con ecos medievales esté en auge, aunque en el caso de Tolkien es un clásico que ya vendía por si mismo entre sus fans.  También en nuestro país serie nacionales como Isabel ha alcanzado grandes cotas de aceptación por el público y  ha despertado en muchos la curiosidad por conocer la Historia con mayúsculas.
No obstante, si nos paramos a observar el fenómeno de la novela de George R. R. Martin vemos que hay muchas semejanzas con lo que conocemos como narrativa histórica y que muchas de sus variables ya existen en narraciones anteriores.  Al fin y al cabo la ambición del poder ha sido el motor para contar el devenir de los pueblos.
Sin lugar a dudas la novela histórica vive un periodo de éxito entre los lectores desde hace tiempo, aunque no es oro todo lo que reluce ni es novela histórica todo lo que se escribe teniendo la Historia como protagonista.
La novela histórica, como todo género o subgénero,  necesita de unos elementos que la determinen.  Para que mis datos sean mas ciertos- como tengo la suerte de contar con excelentes escritores entre mis amigos-, me he dirigido para que me asesorara a uno de los mejores en este campo, José Guadalajara, que acaba de publicar El alquimista del tiempo (Editorial Stella Maris), una novela ambientada en el siglo XIII y que habla de relojes, bulas papales falsas y de amor de oídas, un tema este último que me fascina y del que podría escribir un artículo entero.

El director de la RAE augura un gran futuro para el español en EE.UU.

San Juan de Puerto Rico, (EFE).- El director de la Real Academia Española RAE), Darío Villanueva, auguró un gran futuro para el español en Estados Unidos gracias a la creciente valoración que se da a la población hispana que vive en el país norteamericano.

"La situación del español en Estados Unidos es de una estupenda pujanza debido a la valoración positiva de los hispanos", señaló Villanueva en entrevista con Efe en San Juan, donde hoy participará en la presentación de la 23 edición del Diccionario de la Lengua Española.

Villanueva asistirá mañana a la firma entre el Instituto Cervantes y el Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico del acuerdo que permitirá la celebración en la isla del VII Congreso Internacional de la Lengua Española, previsto para marzo de 2016.

El teórico y crítico literario español puso como ejemplo de esa pujanza del español en Estados Unidos el hecho de que cualquier turista de habla hispana que viaje a Nueva York pueda manejarse por sus calles con la sola ayuda del idioma de Cervantes.

Villanueva resaltó el "crecimiento espectacular" del español en Estados Unidos donde conviven cada vez mejor el inglés y el español y donde desde 1974 está presente la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

En su opinión, el bilingüismo es algo positivo en una sociedad moderna y la propia España es un buen ejemplo de territorio donde conviven en armonía varias lenguas, algo que a su juicio no debe ser visto como un problema, sino como algo positivo para la ciudadanía.

En el entendimiento de que el bilingüismo es algo positivo para sus sociedades algunos países del norte de Europa se ha promocionado la enseñanza de una segunda lengua y el inglés es ampliamente dominado por la población, recordó.

El Catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura explicó que ese bilingüismo no se ha desarrollado con el inglés en países como España, donde contar con una lengua global hablada por más de 500 millones de personas hace que la gente "sienta menos presión", dada la gran audiencia a la que puede llegar sin necesidad de otro idioma.

En el caso de Puerto Rico, dijo que tiene un "enorme significado simbólico" que en la isla caribeña el español sea la lengua de uso común, a pesar de que desde 1898 es un territorio que forma parte de EE.UU.

Recordó que Puerto Rico, junto a Cuba y Filipinas, forman los últimos territorios del Imperio español, pero que en el Estado Libre Asociado, a diferencia del país asiático, la vigencia del español es innegable a pesar de que el inglés es también lengua oficial.

Para el director de la RAE, la caída del Imperio español fue precisamente lo que supuso la consolidación del castellano como lengua global, ya que todos los nuevos Estados que se crearon a raíz del final de las colonias optaron por la lengua de Cervantes como propia.

"Es la independencia la que da fuerza al español y no la colonia", sostuvo Villanueva, tras recordar que en la época imperial española solo un 20 % de los habitantes de los países de América hablaban castellano.

Juan de Dios Peza, México: Al padre, poesía


Tal día como hoy, 16 de marzo, de 1919, fallecía Juan de Dios Peza

Le rompieron el corazón y su vida cambió por completo. De pronto estaba solo. Ni la poesía, ni sus escritos, ni sus romances históricos menguaron el dolor de la soledad. Solo y su alma. Solo y con tres hijos. Solo frente al abismo. Buscó explicaciones, odió a la mujer, intentó comprenderla, pero no encontró razones. Sin embargo, frente a la devastación tuvo un momento de lucidez, tomó un respiro y encontró refugio en su propia familia.
Juan de Dios Peza (1852-1910) no fue el mismo después de que Concepción Echegaray, su esposa, lo abandonara. Un buen día se marchó y atrás quedaron esposo e hijos. No volvió a ser el mismo. “Al abandonarlos ella –escribió Isabel Quiñonez-, cambia una de las temáticas de Peza, el erotismo cede la escena al interior de la casa donde los protagonistas son el padre, el abuelo, los hijos”.
Amigo de Manuel Acuña, conocido por el círculo de intelectuales de finales del siglo XIX –Altamirano, Ramírez, Sierra, Gutiérrez Nájera, Prieto, Riva Palacio-, periodista, poeta, cronista y por momentos hasta historiador, la carrera de Juan de Dios Peza en las letras mexicanas iba en ascenso cuando contrajo matrimonio con Concepción Echegaray en 1877. Al año siguiente, ya siendo un poeta célebre, marchó a España, con su esposa, como segundo secretario de la Legación Mexicana. Allá nacieron sus tres hijos: Concepción, Margarita y Juan, pero antes de 1884, Concepción decidió marcharse.

'Reinas Malditas', historias de mujeres con poder y desdicha

La periodista Cristina Morató habla sobre cómo se metió en la vida de seis reinas, leyó sus cartas, diarios privados y descubrió sus más íntimos secretos, todo para escribir el libro 'Reinas Malditas'

'Reinas Malditas' es un libro que reúne la vida de seis mujeres con poder, mucho dinero, a veces con belleza, con sabiduría, adelantadas a su época, con palacios impresionantes, con un guardarropa envidiable, pretendientes diversos pero con un destino que no es que ellas hubieran deseado tener.

La autora de este maravilloso libro es Cristina Morató, una periodista española que se ha dedicado a ir por el mundo buscando historias de mujeres poco comunes, desde exploradoras hasta divas de la moda, el arte, políticas, exploradoras y, ahora en esta obra, de monarcas desdichadas que rompen ese estereotipo de las princesas que “vivieron felices para siempre”.