Al-Mutanabbi, poema: Nostalgia de Al-Kufah


Asesinaran al amante apasionado.
Juventud colmada —¡Volved oh días en que
Se arrastraba mi falda en Dar Athla, cerca de Kufa!—
Que Dios te guarde ¿Alguna vez has visto lunas llenas 
Levantarse entre velos y collares,
Arqueras de dardos con timonera de pestañas
Que atraviesan los corazones antes que los cuerpos
Y que sorben de mis labios las gotas
Más dulces que el dátil de Iraq o la profesión de fe?

Literatura árabe medieval

Literatura árabe medieval

Árabe, Literatura, literatura de los pueblos de lengua árabe y uno de los principales vehículos de la civilización islámica. Originaria de los moradores de Arabia, con el tiempo alcanzaría un vasto territorio desde España hasta China.
A pesar de que la literatura árabe clásica estuvo dominada por consideraciones religiosas y eruditas, su valor intrínseco literario y artístico es enorme. Los poemas son enérgicos, dinámicos, realistas y vivaces, en consonancia con el severo ambiente de los poetas; la riqueza de su lengua proporciona variedad y color a los temas canónicos, casi estereotipados. La prosa árabe también posee un estilo muy rico. Para los antiguos árabes, el lenguaje era el principal vehículo del arte, y tanto la poesía como la prosa estaban destinadas a ser oídas. Todavía hoy, la poesía y la oratoria despiertan pasión y entusiasmo entre los árabes.

EL CANTONALISMO, preludio de las Autonomías / NOVEDAD EDITORIAL DE CESÁREO JARABO

EL CANTONALISMO, preludio de las Autonomías 

Corría el año 1873 cuando el federalista Antonete Gálvez izó la bandera cantonal en el Fuerte Galeras de Cartagena. Podemos tomar este hecho como el inicio de una carrera de disparates (algunos peligrosos, otros de esperpento).

Como cuando los revolucionarios atacaron el Ayuntamiento de Murcia en calzoncillos o cuando la ciudad portuaria de Cartagena quiso formar parte de los Estados Unidos de América o cuando Galicia pretendió integrarse en la Gran Bretaña.
El colpaso acabó con aquel experimento descentralizador, que, no obstante la cruda lección, sembró la nostalgia en los nacionalismos periféricos, que condicionarían decisivamente a la también fracasada II República y habrían de tomar protagonismo desvertebrador en la Constitución de 1978.
España un día se despertó republicana con una Constitución Federal que daba amplias libertades a las regiones y vaciaba de competencias al Estado. El invento se convirtió en un Frankestein que acabaría devorando a las "eminencias" que lo diseñaron.

Acceda a libro pinchando AQUÍ