La decisión de Pilato, novedad editorial


¿Cuál era el cargo de Pilato y sus funciones?¿Cómo es que San Juan Bautista fue ejecutado sin la autorización de los romanos y sin embargo para matar a Jesús sí era necesario? ¿Sabías que Pilato no actuó en solitario, sino como presidente de un tribunal? ¿Qué le impulsaba a salvar a Jesús y por qué al final no lo hizo? ¿Por qué quebrantó la ley romana que obligaba a quemar el cadáver y permitió que le fuese entregado a María, posibilitando así la prueba posterior de la Resurrección? ¿Por qué se mantuvo incólume la túnica sagrada, que los soldados respetaron? ¿Sabías que la guardia que custodió el sepulcro no era romana, como suele creerse, sino una guardia judía del Templo? Poncio Pilato es uno de los personajes más repudiados de la Historia por su pasividad ante la suerte de Jesucristo, a quien sabía inocente.

El autor es Juan Ignacio Moreno-Luque Casariego (Oviedo, 1958): cursó el Bachillerato en el Colegio San Ignacio de los Padres Jesuitas y se licenció en Derecho en su ciudad natal. Como magistrado ha desempeñado su labor profesional en Zafra, Valladolid, Burgos y Santa Cruz de Tenerife.

Estudió Teología y es miembro del Centro Español de Sindonología, dedicado al estudio y difusión de la Sábana Santa de Turín y del Sudario de Oviedo.

Ha sido colaborador en España de la cadena católica de radio y televisión más grande del mundo, la estadounidense EWTN, precisamente en producciones sobre las reliquias de la catedral asturiana y de la Síndone.

Acceda al libro vendido en 

EUROS aquí
LIBRAS ESTERLINAS aquí
DÓLARES EE.UU. aquí

"Grandeza mexicana" de Bernardo de Balbuena, una idealización, una visión poética


En el Compendio apologético en alabanza de la poesía, Balbuena se refiere a una poética basada en los clásicos y en la Biblia. Refiere a Platón cuando a los poetas los llama capitanes y padres de la sabiduría y que los nobles y excelentes poemas no son humanos, sino divina invención. Trataremos pues de analizar la Grandeza mexicana a partir de su misma poética. Lo primero que aborda en su Compendio es la musicalidad en la poesía, pues “¿qué música hay sin poesía, si la poesía es alma de la música? En esto Balbuena tiene razón, ya que una principal característica del poema es su ritmo además de lo que nos dice y la forma en que lo hace. Acierta en puntualizar esta característica, siempre en su manera de hacerlo, un poco exagerado. La poesía para Balbuena es todo, “si los dioses hubieran de hablar lenguaje humano, fuera en poesía”.