Biografía de Henri Frédéric Amiel


Amiel


Ginebra, 27 de septiembre de 1821-ibídem, 11 de mayo de 1881) fue un filósofo, moralista y escritor suizo, autor de un célebre Diario íntimo. Escritor y profesor suizo, nacido en Ginebra en 1821, y muerto en su ciudad natal en 1881.
Era descendiente de una familia de comerciantes calvinistas originaria del Languedoc. Después de cursar los estudios elementales y medios, viajó por Italia y por el sur de Francia y Bélgica. Completó su educación en Heidelberg, donde aprendió el alemán, para pasar más tarde a la universidad de Berlín, donde recibió lecciones de filosofía y estética de Schelling y su escuela. A partir de 1849, regresó a Suiza vivió recluido en su ciudad natal, sin familia y con pocos amigos, donde tuvo que sufrir la actitud irónica de sus compatriotas, que ignoraban sus dotes poéticas a la vez que criticaban sus clases de filosofía en la Academia de Estética y Literatura en Ginebra. Ejerció la docencia hasta 1880.



Salvo pequeñas colaboraciones en periódicos y trabajos escolares de escasa difusión, su obra fue publicada después de su muerte, y divulgada principalmente por amigas y discípulas suyas. Aparte de algunas poesías y trabajos de crítica, Amiel debe su fama a los Fragments d'un journal intime (Fragmentos de un diario íntimo), que escribió minuciosamente desde 1847 hasta unos días antes de su muerte, y que fue publicado en 1883-84 por Fanny Mercier. En él se reflejaba la intimidad problemática del profesor; su tragedia fue una anormalidad sexual producida por una timidez por supervaloración, que condicionó toda su vida y sobre la que él dejó lúcidas reflexiones, acumuladas en las páginas de este diario. Su canto patriótico Roulez tambours! (¡Rodad, tambores!, 1857) no fue suficiente para predecir el éxito futuro que conocerían estos diarios publicados después de su muerte.

Fragmentos de un diario íntimo permite medir su valor literario en su totalidad, y en él se descubre el drama de un ser atormentado, incapaz de afrontar las dificultades de la vida y de tomar decisiones importantes (respecto a su obra o a su matrimonio, por ejemplo). En él se hallan registrados todos los aconteceres y pensamientos cotidianos, analizados con amarga clarividencia. Analista perspicaz del alma humana, espíritu crítico y cosmopolita de su época, este maestro de la introspección se ha revelado como uno de los escritores más lúcidos y visionarios de su tiempo, a la vez que como exponente de la crisis intelectual que siguió al Romanticismo.