Dennis Lehane: Una charla exclusiva con uno de los grandes de la novela policial moderna

Si hay en la actualidad un escritor cuyas historias generan verdadera fascinación en el cine, ese sin dudas es Dennis Lehane (Boston, 1965). El primero en notarlo fue el mismísimo Clint Eastwood, que adaptó su novela Río místico (2001) a la gran pantalla en 2003, un drama barrial crudo con Sean Penn y Tim Robbins en papeles oscarizados. Luego llegó Ben Affleck, que debutó detrás de cámaras con Desapareció una noche (2007), policial basado en la novela homónima de Lehane, y se convirtió en uno de los directores más respetados de la actualidad. De hecho, la próxima película de Affleck, Live By Night, se basa en otra novela de Lehane.

La confirmación, si hacía falta, la aportó Martin Scorsese con La isla siniestra (2009). Esta última, de hecho, está siendo adaptada por el propio Lehane bajo la producción de Scorsese y DiCaprio para realizar una serie que se emitirá por HBO a partir del año próximo, cadena para la cual el escritor ha guionado episodios de The Wire y Boardwalk Empire. "Si no fuera un desafío no pensaría en hacerlo. Solo me gusta trabajar en algo que me asuste un poco", asegura Lehane a El País sobre sus nuevo proyectos en cine y televisión.


Lo último de Lehane es La entrega (The Drop), película dirigida por Michaël R. Roskam con Tom Hardy y James Gandolfini en su último papel. En este caso, por primera vez, Lehane se encargó de adaptar su propia novela al guión. La película, no estrenada en Uruguay pero disponible para descarga y recientemente lanzada en Blu-Ray y DVD, llegó acompañada de una novela que ya está disponible en librerías. "Empezó como el primer capítulo de una novela que jamás se completó. Alrededor de cinco o seis años después decidí tan solo contar la historia de un tipo que encuentra un perro, una mujer a la que conoce esa noche y el anterior dueño del perro. Cuando esa historia breve fue publicada, algunas personas de Cherin Entertainment me contactaron para convertirlo en un guión, lo cual me pareció divertido. Después de que la película estuviera terminada, mi editor me consultó sobre la posibilidad de escribir esa novela que había abandonado, ahora que conocía la historia que estaba tratando de contar", dice Lehane sobre el proceso que transitó la historia.


La criminalidad, el dinero sucio y la vida de personajes hundidos en medio de un entorno complejo están presentes en La entrega, que se desencadena cuando el protagonista encuentra un cachorro de pitt bull en medio de un basural.

La entrega es un policial breve y de enorme solidez narrativa con el costumbrismo barrial bostoniano (la película se muda a Nueva York) de Lehane como telón de fondo. Esto último, de hecho, es uno de los rasgos que distinguen a casi toda la obra del autor criado en el barrio de Dorchester. "Crecí en un vecindario deshilachado durante una época muy áspera en la ciudad", recuerda. "Los trabajadores dejaban el país, las tensiones raciales crecían, los pobres empezaban a pelearse entre los pobres porque no podían poner sus manos sobre la gente que realmente les estaba robando, los llamados ricos".
—Sus padres llegaron desde Irlanda y creciste en ese entorno de a ratos violento. Eso se nota en sus personajes.

—Absolutamente. Mis padres venían de una cultura donde se contaban muchas historias y se amaba la música. Creo que todo eso está en mi sangre; amo contar historias y si hubiera tenido una voz decente probablemente me hubiera convertido en cantante para contar mis cuentos. Pero tengo una fina y sosa voz, así que me convertí en novelista.

Y en cierta forma, el escritor de 49 años es un precursor: desde Río Místico, otros autores han ubicado sus policiales en Boston: Scorsese lo hizo con Los infiltrados (2006) y Affleck con Atracción peligrosa (2010); el primero antes de trabajar con Lehane y el segundo luego de haberlo hecho.

La calle.

Para Lehane, más allá del género, lo que priman son los temas y escenarios que decide plasmar en sus novelas. Son estos factores los que lo han llevado a convertirse al día de hoy en uno de los máximos referentes del policial estadounidense. "Escribo sobre los que no tienen nada y sobre las injusticias sociales. La literatura criminal es un buen lugar para ese tipo de escritura".

La entrega y varias de sus obras plantean dilemas cotidianos que transcurren en barrios de clase media y dramas que, a pesar de ocurrir casi siempre en su Boston natal, bien pueden extrapolarse a la realidad local de cada lector. Sin embargo, el autor prefiere experimentar la realidad en carne propia (utilizar sus propias experiencias y recuerdos) que lo que viene digitado desde los medios informativos. Sobre la influencia de los medios, Lehane es categórico: "no me siento inspirado por ese tipo de temas".

—¿Qué escritores lo inspiran?

—Richard Price, un escritor contemporáneo, es probablemente la mayor influencia que tengo. Tambén James Lee Burke, Elmore Leonard, James Crumley, Graham Greene, James Ellroy, Pete Dexter, Edith Wharton, las hermanas Bronte, William Kennedy y Raymond Carver. Admiro a Cormac McCarthy y a George Pelecanos, Toni Morrison y Daniel Woodrell.
Cine, Arte y exposiciones, Dennis Lehane, La entrega, Río Místico, La isla siniestra, Martin Scorsese, Ben Affleck

—Muchas de sus historias se centran en medio del bien y el mal, los ganadores y los perdedores.

—Seguro. Y en todo lo que está en el medio también. No veo el mundo en términos de blanco o negro. Veo una cantidad de grises. Lo que la gente llama comúnmente moral es solo miedo a quedar atrapado; los humanos pierden un montón de tiempo disfrazando este hecho, pero solo tenés que ver cómo actúan las personas cuando piensan que están a salvo de la venganza o el castigo —escondidos en sus autos o en el ciberespacio— para ver lo que se esconde detrás de esa chapa de "sociedad moral".